Sin distracciones, por Susana del Río Villar

Published: 30 March 2015

Hoy escribo sobre la necesidad de hacer posible que los ciudadanos se centren en lo que es realmente importante. Todo, o casi todo, tiene una relación con lo que va sucediendo y, en política europea, con la interacción de las instituciones europeas y un Parlamento Europeo con diferentes colores y eurodiputados que representan a los ciudadanos de 28 países, este sistema de que todo influye se encuentra en permanente sincronización.

Hay movimientos, y partidos políticos, que en algunas etapas lo que consiguen es distraer la atención de la política enfocada en la realidad, de la política de la realidad. Analizando cómo surgen estos movimientos  y las razones de su emergencia en el espacio político, creo que su función fundamental, aunque no surjan con ese objetivo, es distraer a los ciudadanos de la política y de los grupos políticos vertebrados y basados en los problemas reales y en un sistema democrático que quiere mantener una tendencia hacia la calidad.

Estos “partidos” quizás hasta sean necesarios en algunas etapas para llevar a cabo un ejercicio de contrapesos y de equilibrios que reequilibren el modelo entre los partidos tradicionales y la necesidad de refrescar el panorama para así dar al ciudadano la oportunidad de ver algo nuevo en el horizonte, poner atención y posicionarse como “ciudadano político”. Llevo varias semanas pensando en este concepto de ciudadano político. 

Es en este concepto, por lo que de él deriva, en el que quiero detenerme. La política tiene que estar cimentada en los equilibrios, el equilibrio parlamentario europeo es un buen ejemplo, pero el que en una etapa, saliendo de una crisis económica, se produzcan estas convulsiones sociales y políticas, no significa que tengamos que estar en permanente desorientación. 

El ciudadano político es necesario por un tiempo determinado para, más adelante, volver a ejercer su papel predominante de ciudadano y dejar la política a nuestros representantes, los políticos, para que puedan desarrollar también ellos su trabajo en la política, por los ciudadanos y la propia política, sin distracciones. 

Todo expresa un ejercicio de responsabilidad compartida y de saber ocupar la posición que a cada uno le corresponde. También de volver a la posición y espacio de trabajo de cada uno, ciudadanos y políticos, después de, en ocasiones, haber ocupado por un tiempo determinado, el lugar “del otro”. 

En esta etapa, después de una revolución política que seguramente es necesaria para avanzar, pienso que es clave que el ciudadano y el político sean eso, ciudadanos y políticos, pero también, que se puedan combinar en momentos determinados, ya que el político es también ciudadano. Sería interesante y, sobre todo en la dimensión europea lo tenemos bien preparado, impulsar una política de calidad, una gran política europea, de la mano de las instituciones europeas como referencia del sistema: Político- ciudadano y Ciudadano-político. 

Europa constituye la base para este modelo integrador, parlamentario y de la capacidad para que un ciudadano pueda distraerse un tiempo para situarse y, después, ser capaz de optar por una política sin distracciones.

Su_delRio RT @Europarl_ES: Si votamos todos, ganamos todos. ¿Te unes? ➞ https://t.co/KTs9uSHFXT #Estavezvoto https://t.co/EqkXHfEz9A
18mreplyretweetfavorite
Su_delRio El espectáculo de hoy en el @Congreso_Es es un insulto al modelo parlamentario, a la democracia y a los ciudadanos… https://t.co/XbwL4SBIu8
20hreplyretweetfavorite
Su_delRio RT @gonzalezpons: La @guardiacivil ha detenido a un delincuente perseguido por Bélgica por graves delitos. La fiscalía belga solicitará una…
24hreplyretweetfavorite
© copyright 2012
Contact | Legal
Author of the creative idea and Director:
Dr. Susana del Río